sofía blanco – visión

Como todo en la vida, nada ocurre por casualidad. Ni es casualidad que tú estés ahora aquí ni que yo esté para ti. Mi visión es lo único que me hace estar presentándome para ti en este momento. Te voy a contar brevemente mi historia, para que puedas conocerme un poco más.

Hasta mis años universitarios me encontré siempre tranquila, fluía, estaba satisfecha. Tuve una vida fantástica sin desatender a las muchas cosas no tan buenas, pero fue durante esos primeros años de carrera en los que empecé a estar inquieta. Las cosas ya no eran porque sí, sino que todo era cuestionable; empecé a sentirme perdida en prácticamente todos los dominios. Y ahí, fue donde empezó el camino que hoy me hace ser lo que quiero ser y estar donde quiero estar.

No fue fácil encontrar respuestas a mis preguntas, desaprender y aprender cosas impensables, descubrir mundos infinitamente distintos al mío, y rehacer por tanto un puzzle que un día estuvo bien formado y que en ese momento tocaba desarmar para volver a montarlo. El punto de inflexión, me llegó como algo incontrolable, pero fue cambiar esa percepción y pasar a ser el principio de una vida vivida a conciencia, con responsabilidad y compromiso. Una vida rica, rica, rica.

He añorado muchas veces en el camino que alguien me acompañara y que con él pudiese andar con más facilidad y seguir un rumbo adecuado. Lo increíble fue que terminé por encontrar ese acompañamiento en varias ocasiones y tener una VISIÓN, en la que entras tú. Vi que quiero acompañarte durante un trecho de tu camino, en ese que tú me necesites. Conseguir que saques LO MEJOR DE TI, que des libertad a todo TU POTENCIAL. Y de esta manera, igual que funciona una cadena, creemos de manera progresiva entre todos el “estar” que nos merecemos.

¡Hoy mejor que ayer, mañana mejor que hoy! -Filosofía Kaizen-